jump to navigation

A vueltas con lo mismo 4 octubre 2007

Posted by Arturo-José in Sociedad.
trackback

Valencia. Hace una mañana tristona, ha llovido por la noche pero no se decide a descargar (con lo que ha dejado en Zaragoza, no me extraña).

Entro en un comercio. La dueña, como el tiempo atmosférico es lo más socorrido para entablar una conversación, hace un comentario sobre la lluvia.

Sin dar tregua a mi respuesta habla de la inundación de ayer en Zaragoza y… ¡¡¡rediós!!! aparece el sempiterno tema: “¿no quieren agua? ¡Pues toma agua!”

¿Qué hago? ¿Me enzarzo en una discusión con una necia para que me suba la tensión arterial? “Señora, soy aragonés, y usted no tiene ni idea, necesitamos el agua”. ¡Buenos días!

¿Para qué razonar y explicar lo tantas veces explicado? ¿A alguien que se alegra de las desgracias de otros? Más que discutir, hay que compadecerla por su ignorancia.

Mientras algun@s se quejan de los aragoneses, habría que comparar, por ejemplo, la cantidad de fuentes ornamentales que hay, fuentes potables, el paraíso que constituye el cauce seco del Turia, un vergel con jardines, canales de agua, más fuentes, estanques; la Ciudad de las Artes con más estanques… (en suma: agua, agua y más agua) con lo que tenemos en, digamos, Zaragoza. Si lloraran con las mismas lágrimas secas de nuestra gente, que no tienen agua y hay que llevársela en cisternas, si les importara que a los secarrales de nuestro bendito Aragón no llega agua, otro gallo cantaría.

Si se dejaran de tantas zarandajas y empezaran a sentir las desgracias de los compatriotas, quizá todo sería más bonito. Es la segunda vez que tenemos inundaciones y la segunda vez que hay gente que se alegra de nuestras desgracias.

Ahora se conmemora el 50 Aniversario de la última inundación de Valencia por el Turia. Una desgracia que obligó a tomar la decisión de cambiar el cauce ante las pérdidas humanas y materiales. Todavía no había nacido pero pondría la mano en el fuego a que, desde Aragón, no oyeron risas y chistes fáciles, sino las lágrimas que se hermanaban con sus lágrimas y la ayuda que hizo falta. Ése es el carácter de Nuestra Tierra, nuestro escudo lo proclama a los cuatro vientos: “Benéfica” y nuestros corazones, lo rubrican.

Afortunadamente, en Levante, hay muchísima gente que no es así.

Anuncios

Comentarios»

1. Gabriel - 5 octubre 2007

Como bien dices, menos mal que no todos piensan asi. Lo que hay es mucha desinformación, y asi nos va.
Lo mas triste de todo es que el tema lo manejan os políticos a su antojo, y lo único que hacen es crispar a la gente.

2. Arturo-José - 5 octubre 2007

Efectivamente.

Y es que lo que me dejó perplejo fue, sin decir nada, todo lo que soltó en poco rato y en cómo se puso esa mujer.

Y lo peor, lo que digo. Ha habido daños, gracias a Dios, ninguna desgracia personal (que yo sepa), y encima, se alegra!!!

Mira, si fuera algo debido al deporte, pongamos por caso, lo típico: ¡Qué goleada! ¡Andá, dónde vais!, pues no pasa nada. Pero cuando entra en juego la persona, su día a día, su trabajo, su porvenir… No entiendo cómo se puede estar tan crispado. Claro, lo que dices: la desinformación y el revolver a la gente…

Algún día cambiaremos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: